Vate. México software musical

060303

por Gimeno Sarrato / publicado en 2003 en www.discordante.com

México se mueve, burbujea, se está cociendo en él el caldo de cultivo para una explosión de talento, semejante a lo que fue la movida madrileña de los 80. Un buen ejemplo de lo que allí se crea sin prejuicios es Vate. Conócelo

¿Cuánto tiempo lleva en marcha el colectivo musical al que perteneces?
En realidad no estoy de lleno en un colectivo musical en específico, aunque sí he participado o estoy participando en varias cosas a la vez, por ahora estoy con otros 4 músicos mexicanos: Bisop, Neztic, Wakal y Urban Vakero, haciendo un proyecto sobre electrónica urbana ( y en especifico de la ciudad de México) llamado Chillandgo (de las palabras chill and go , que juntas suenan como “chilango”, que es un gentilicio a veces usado con desprecio y en otras ocasiones con orgullo respecto a los originarios de la Ciudad de México DF). Dentro de Chillandgo he hecho dos piezas que abarcan la mezcla de ritmos muy populares como la cumbia y sonidos electro o bien el muestreo de sonidos callejeros y su adaptación en una melodía digerible. Esto es parte de lo que estoy haciendo, aunque también sigo en la producción principalmente de electro y de experimentos alternativos.

¿Qué relaciones tenéis con otros colectivos similares, de México o del resto del mundo?
Por lo menos en lo que respecta a la escena -¿o escenario?- del Distrito Federal, he tenido contacto con varias personas de muchos ámbitos: con la gente del Prador análogo, también con el colectivo Nortec de Tijuana y en lo personal mucho con la escena del estado de Puebla. Con otras subescenas ha habido contacto un menor o bien solo conocimiento mutuo sin llegar a interactuar del todo. La relación con el exterior en lo personal no ha sido muy amplia, aunque estoy empezando a ver cómo esta la escena en Barcelona, ya que pretendo irme por allá durante un buen rato.

¿Cuánto llevas con el proyecto Vate?
Llevo desde 1988 haciendo música, a los 13 años. Fue en 1999 cuando hice público todo el material reciente que tenía mediante Internet; hubo suerte de que mucha gente se interesara y entonces decidí llamar el proyecto con un antiguo apodo que ya tenía acuñado yo mismo: Vate.

¿Qué significa el nombre?
Vate significa Poeta, aunque francamente lo poético y lo solemne no son cosas que me guste hacer o representar, mas bien surgió como broma entre amigos y finalmente se convirtió en un nombre “serio” de batalla.

¿Cómo te llamas en realidad?
Andrés Ortiz Massó, pero hasta en el trabajo me dicen Vate, precisamente porque el apodo viene de hace tiempo y se me quedó bien acuñado.

¿Cuáles son las influencias musicales del proyecto Vate?
Muchas, en los orígenes -cuando niño- era Alan Parsons Project; en la adolescencia fueron Peter Gabriel, David Bowie y Kraftwerk y, posteriormente han sido muchas influencias. Siempre he estado tratando de escuchar cosas nuevas -para mis oídos- y obviamente algo se pega y sirve como influencia, en los últimos meses básicamente he estado oyendo electro y electroclash.

¿Qué instrumentos utilizas?
Principalmente la computadora y muchos sintetizadores virtuales, aunque no me he inclinado mucho hacia los clásicos secuenciadores tipo Cakewalk o Logic, que usaba hace 4 años. Ahora más bien me centro en trabajar con muestras en el Ableton Live y generar sonidos base con el Reason y , aunque suene a juguete, con el Fruity Loops, que me gusta mucho para hacer cosas típicas del electro, como arpegios y síntesis muy básicas tipo fm. También tengo por allí un Akai mpc200xl que usaba para tocar en vivo, pero ahora utilizo una laptop. Al principio usaba también una guitarra eléctrica.

¿Cómo ves la escena electrónica mundial en este momento?
Culturalmente, la electrónica ya está instalada en planos tan aparentemente lejanos como en las artes plásticas o en la publicidad -ya vemos en los anuncios y en los medios el estereotipo del DJ- y eso nos habla de la envergadura del género. La variedad de estilos y corrientes es muy amplia y las posibilidades están muy abiertas. Espero que se valore más la electrónica como una forma de expresión que como un estereotipo y una forma de vender exclusivamente porque está de moda, aunque este último punto compete más bien a lo que estoy percibiendo en México).

Esto ha sido todo por ahora. Esperamos noticias de Vate con ansia, mientras tanto, podéis visitar su web, que está incluida en nuestra sección de enlaces de grupos musicales. Dentro de unos días, otro artista mexicano aparecerá en nuestra web, pero eso es otra historia.